Guía para desarrollo de aptitudes de la familia en prevención del uso indebido de sustancias

El apoyo de la familia es esencial para criar hijos sanos y bien adaptados social, mental y físicamente y prevenir posibles problemas posteriores en la adolescencia. En todo el mundo los padres hacen frente a dificultades para sostener a su familia: han de conciliar el trabajo con el hogar, hacer malabarismos para cumplir sus compromisos financieros, lograr apoyo y contactos sociales adecuados y hacerse de tiempo para que la familia pueda estar junta.

Algunas veces los padres luchan contra problemas de abuso de sustancias que menoscaban su capacidad para educar a sus hijos. Hay determinados factores, como la falta de seguridad, confianza y calidez en las relaciones entre padres
e hijos, la falta de estructura en la vida familiar y una disciplina inapropiada, con unas pautas de conducta insuficientes, que pueden hacer a los hijos más propensos a comportamientos problemáticos y, posteriormente, al abuso de sustancias y a trastornos mentales.

Los programas de desarrollo de aptitudes de la familia han resultado eficaces para prevenir muchos de esos comportamientos de riesgo, entre ellos, el uso indebido de sustancias. Los resultados de las investigaciones confirman que esa clase de formación arroja mejores resultados que los programas que únicamente proporcionan a los padres información sobre las sustancias. Y lo que es mejor aún, los programas que ofrecen formación a padres e hijos y a la familia en general pueden aplicarse durante la infancia y la adolescencia de los hijos y se ha comprobado que transforman de manera favorable y duradera el funcionamiento de la familia y los métodos de educación de los padres.

Descargar PDF