Informe Uso de Drogas en las Américas 2011

OEA – CICAD

«Este documento fue posible gracias a la información producida por los Estados miembros de la Organización de los Estados Americanos, a través de sus Observatorios Nacionales de Drogas u organismos equivalentes.

Tal como lo establece la Estrategia sobre Drogas del Hemisferio 2010, la información debe ser un elemento central en la toma de decisiones sobre políticas de drogas y debe generarse a partir de procedimientos metodológicos estrictos. Pero tan importante como lo anterior, es su divulgación a diferentes niveles, tanto a nivel político, académico como hacia el público general, como también a nivel nacional e internacional. De allí la importancia de este reporte.

Este informe, que fue desarrollado utilizando la información disponible de cada país, tiene como objetivo proporcionar una visión general del uso de drogas en el hemisferio americano. Cabe señalar que en algunos países la información más reciente es de varios años atrás, destacando la necesidad de los países para mantener la continuidad en sus programas de investigación sobre drogas y seguir recopilando datos con una regular periodicidad.

Está dividido en capítulos y sub-secciones, cada una enfocada en una droga específica y las cuestiones conexas. La información sobre el uso de drogas surge de dos poblaciones clave: la población general (de 12 a 64 años) y los estudiantes  secundarios (aproximadamente de 13 a 17 años). Cada uno de estos grupos de población es particularmente relevante. Los estudios realizados en la población general nos proporcionan una estimación del número de usuarios de cada droga en tal población, proveyendo así un punto de vista de la magnitud del consumo de drogas a nivel general. Los estudios realizados en la población de estudiantes secundarios se consideran fundamentales, pues ellos son los principales destinatarios de los programas de prevención. Por lo tanto, mediante el análisis de los niveles de consumo de drogas en esta población, a través del tiempo y de la vinculación de la prevalencia del consumo de drogas a los indicadores sobre la percepción de riesgo asociado y otros factores de riesgo, podemos comprender el impacto de las acciones preventivas».

 Descargar PDF